Archives for posts with tag: cuco suarez

El uso de contenedores marítimos en arquitectura está comenzando a experimentar un interesante desarrollo y consolidación porque ofrece interesantes soluciones constructivas a bajo costo. En arte contemporáneo, diferentes artistas han empleado el contenedor como instrumento de trabajo y elemento esencial en instalaciones artísticas.

Las formas del arte de la instalación son dispares, autónomas e independientes además empujan al espectador a introducirse en el propio escenario de la obra de arte. A quien la contempla percibe extrañas sensaciones o vive una auténtica experiencia perceptual a través de las nociones de espacio, el tiempo, la narrativa, el medio ambiente, la memoria y la percepción que son desplegados con el fin de crear, ubicar, formar e interrogar e incluso contradecir sus significados.

Así, Darren Almond (Wigan, UK 1971) en el año 2000 presentó Meantime, un contenedor naranja con un enorme reloj digital integrado que ocupó el interior de una galería de arte contemporáneo en New York. Aldmond analiza el devenir del tiempo y su perseverancia la hace patente al introducir un ruido incesante y mecánico en cada uno de los cambios de las placas del reloj.

Darren Almond. MEANTIME 2000.

Darren Almond. MEANTIME 2000.

Por otro lado, Cuco Suárez (Pola de Laviana 1960) presentó en el año 2007 Foots, instalación cinética, en la muestra colectiva y de dispersión geográfica Extensiones y Anclajes, con centro neurálgico La Laboral Centro de Arte y Creación industrial. Suárez colocó en el interior de un contenedor comercial una réplica de su propio cuerpo elaborado en parafina y dispuso velas en su vaciado interior que iban derritiendo el cuerpo hasta hacerlo desaparecer. Además, en el techo del contenedor colgó piernas ortopédicas que se balanceaban ininterrumpidamente y producían un sonido mecánico e inquietante. Foots escenifica una violencia y una tensión en un espacio opresivo reforzadas por un autorretrato en actitud mortuoria y por la cantidad de mutilaciones de miembros, en clara referencia a lo que sucede en lugares de conflicto, y que no se contabilizan como los muertos.

CUCO SUAREZ. Foots. 2007. Imágen cedida por  Cuco Suárez.

CUCO SUAREZ. Foots. 2007. Imágen cedida por Cuco Suárez.

El uso del contenedor en Meantime (2000) y Foots (2007) hace referencia a la idea de viaje, sin desvirtuar su uso primario pero si su contenido.

Using sea containers in architecture are beginning to experience an interesting development and consolidation because it offers interesting constructive solutions at low cost. In contemporary art, different artists have used the container as a working tool and essential element in art installations. The forms of installation art are mixed, autonomous and independent also push the viewer to enter into the scenario of the artwork. At the beholder perceives strange sensations or live a real perceptual experience through the notions of space, time, narrative, environment, memory and perception are deployed in order to create, track, train and question and even contradict their meanings. So, Darren Almond (Wigan, UK 1971) in 2000 showed Meantime, an orange container with a huge digital clock integrated held inside a contemporary art gallery in New York. Aldmond analyzes the evolution of time and perseverance makes patent by introducing a constant and mechanical in each of the plates changes the clock noise. Furthermore, Cuco Suárez (Pola de Laviana 1960) showed in 2007 Foots, kinetic installation, in an exhibition which is called Extensions and Anchors in La Laboral Art and Industrial Creation. Suárez placed inside a commercial container a replica of his own body produced paraffin candles arranged in emptying that were melting inside the body to make it disappear. In addition, the container ceiling hung prosthetic legs swaying steadily and produced a mechanical and haunting sound. Foots staged violence and tension in an oppressive space enhanced by a self-portrait in mortuary attitude and the amount of mutilation of members, a clear reference to what happens in places of conflict, and not counted as dead. The use of container in Meantime (2000) and Foots (2007) refers to the idea of travel, without impairing its use but if your content.

Advertisements

Cuando me detengo ante una obra de arte siempre me pregunto ¿será objeto de estudio dentro de 100 años? Una de las variables que siempre debemos de tener en cuenta es el paso del tiempo aplicado a la esencia vital de la obra de arte. La pieza efímera, El Chabolu, proyectada por el artista multidisciplinar Cuco Suárez en el año 1990 y exhibida en el MEAC Museo Español de Arte Contemporáneo, antecesor del actual Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía es un ejemplo de perdurabilidad en el tiempo.

El Chabolu es una edificación que se levanta utilizando viejas latas de aceite, botes de Colacao o de pimentón choricero y se techa usando hojas de latas bien aseguradas contra el viento por piedras de considerable tamaño. Su interior está decorado con ajos, cebollas, patatas, paraguas, un mono de faena colgado, aperos, una radio antigua, láminas de la Virgen de Fátima y de Covadonga, un sifón, fotos del ingreso de bachillerato, una caja de puros Farias, un anuncio contra las carreras de medias… El espacio circundante exterior está vivo gracias al diálogo que se establece entre la edificación, el espacio natural que lo rodea y las gallinas vivas que merodean a su alrededor.

Es una solución constructiva tan interesante que, aunque solo se dio en Asturias y en una determinada zona geográfica, las Cuencas Mineras, con el tiempo se fue dispersando hacia otros lugares.

El espectador participa de la memoria colectiva de un pueblo, en el que se esbozan nuestras raíces rurales, y que se opone a en un mundo en el que el hombre es corrompido por las ciudades, la industria, los medios de comunicación… y en el cual la etnografía ha pasado a un segundo plano o incluso parece oculta.

El Chabolu podemos considerarlo como un hito artístico porque dota de virtualidad el proceso de traslación de un paisaje típico, en este caso el asturiano de los años 60, al presente. Su descontextualización plantea una arqueología sentimental de la cultura popular, muestra el valor que le otorga quién lo habita, al tiempo que da a conocer la forma de vida y de sentir.

When I look at a work of art I ask myself a question: What will it be like studied in another 100 years? The time is one of variables that we must know it because it is applied to the vital essence of the art piece. The Chabolu was designed in 1990 by artist Cuco Suárez and it was exhibited at the MEAC Spanish Museum of Contemporary Art, predecessor of the current National Museum Centro de Arte Reina Sofía.
The Chabolu is an example of durability over time. The Chabolu was built with popular materials such as old oil cans, Cola Cao’s and paprika’s boxes. Inside is decorated too with garlic, onions, potatoes, umbrellas, work clothes, tools, vintage radio, Farias’ box, a picture which shows a classroom in high school and two stamps which show Covadonga Virgin and Fatima Virgin… On the other hand there are chickens and a vegetable patch outside the Chabolu. All of them organized an interesting constructive solution which is typical erection in Asturias in the 60s. The public is involved in the collective memory of a people which is struggling with a world where a man lives and is corrupted by cities, industry, the media … and the ethnography which has gone into the background or even seems hidden. The Chabolu was built in a museum and Cuco Suárez want to show a sentimental archeology, popular culture, the value of those who lives there, his style life and his feelings.

EL CHABOLU. 1990. Museo Español de Arte Contemporáneo. Imágen cedida por Cuco Suárez.

EL CHABOLU. 1990.  Imágen cedida por Cuco Suárez.

EL CHABOLU. 1990. Museo Español de Arte Contemporáneo. Imágen cedida por Cuco Suárez.

EL CHABOLU. 1990. Imágen cedida por Cuco Suárez.

EL CHABOLU. 1990. Museo Español de Arte Contemporáneo. Imágen cedida por Cuco Suárez.

EL CHABOLU. 1990. Museo Español de Arte Contemporáneo. Imágen cedida por Cuco Suárez.